Acuda a Su Médico

Si ha estado fatigado/a o ha sufrido otros síntomas de ferropenia, como palidez, debilidad o palpitaciones, puede que quiera acudir a su médico. La causa puede ser la ferropenia, pero pueden existir otras enfermedades que se manifiesten con estos síntomas. Para aprovechar al máximo la visita, puede resultar útil pensar  en la información que el médico puede necesitar para descubrir la causa de los síntomas. Asimismo, puede pensar las preguntas que le gustaría hacerle.

Su médico intentará conocer la causa de los síntomas. Puede que quiera hablarle a su médico sobre:

  • El tiempo que hace que se siente fatigado/a (si es el caso) y si mejora o empeora tras haber dormido o practicado ejercicio.
  • La intensidad de su cansancio o fatiga y como  afecta a su vida cotidiana1.
  • Si los síntomas aparecieron tras un determinado acontecimiento o cambio en su vida2.
  • Otros síntomas, cuándo aparecieron, su duración, si existe algo que los mejore o empeore y si afectan a su vida cotidiana2.
  • Si tiene algún factor de riesgo que aumenta la probabilidad de ferropenia, como, por ejemplo, estar embarazada, sufrir celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad coronaria, nefropatía, cáncer o haberse sometido a una intervención de cirugía bariátrica.
  • Si toma algún medicamento1.
  • Sus hábitos diarios, si fuma o no, la cantidad de alcohol que bebe y el ejercicio que practica1.
  • Si ha acudido a otro médico o especialista o ha estado ingresado recientemente y, en ese caso, el motivo1.

¿Y luego qué?

Después de la evaluación de los síntomas, puede que su médico le pida que adapte su estilo de vida y que vuelva para una consulta de seguimiento. También es posible que su médico solicite un análisis de sangre.