Fatiga


Perfil de la paciente:


  • Sarah, 26 años
  • Soltera
  • Profesional

Si echo la vista atrás, me doy cuenta de que he sufrido durante mucho tiempo. Cuando estaba en la universidad, mis amigos estudiaban todo el día, practicaban deportes y después salían por la noche (cuando éramos lo suficientemente mayores para hacerlo) y vuelta a empezar al día siguiente. Nunca podía seguir el ritmo. Si salía tenía que esforzarme mucho en las clases, por lo que ponía excusas y solo quedaba con mis amigos los fines de semana, cuando podía descansar antes de salir. No tenía energía para practicar deportes. Lo achaqué a ser un poco más lenta que los demás, necesitaba más tiempo para hacer los deberes y no tenía tanta energía.

Después me fui de casa y empecé a trabajar. Quería socializarme y hacer nuevos amigos, y ya no me servía usar siempre el «estoy cansada» como excusa para no quedar con gente. Al final me encontraba bastante aislada, ya que no podía hablar durante el día porque debía centrarme para hacer mi trabajo y no tenía energía para ir a tomar algo después del trabajo. Algunos de mis compañeros tenían hijos, pero se las arreglaban para organizarse. Me preocupé al dudar de  si sería capaz de lidiar con niños, ya que siempre me encontraba agotada. Me entristecía pensar en el futuro. La vida transcurría y yo solo era capaz de trabajar sin disfrutarla.

Finalmente, una amiga me sugirió que acudiese a mi médico, ya que no era normal que me encontrase tan cansada todo el tiempo. Lo iba posponiendo ya que, después de todo, ¿qué podría hacer él con mi cansancio? Cuando acudí a la consulta, el doctor se lo tomó muy seriamente. Mencioné que me sentía deprimida, cansada y mareada. Tras un par de preguntas más, el médico sugirió que la fatiga que sufría podía deberse a que no contaba con suficiente hierro. Me hicieron un análisis y los resultados mostraron que estaba en lo cierto. Ya hace un tiempo que sigo un tratamiento y no puedo creer lo bien que me siento. Soy más optimista en cuanto al futuro y ya me veo teniendo niños algún día.